El clima en Milán

El clima en Milán


Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 

El clima en Milán

Elegir qué llevar en vuestra maleta es sin duda uno de los puntos más importantes en la planificación de vuestro viaje, y para ello encontraréis nuestras sugerencias para cada temporada en Milán.

Cuando visitar Milán: Consejos útiles sobre el clima milanés

Milán es una ciudad en constante movimiento, y ser turistas acá es una de las experiencias más increíbles que os pueda pasa. Capital de la moda y de las compras, corazón latente de las finanzas y de la industria italiana, rica de monumentos, museos y cultura, esta ciudad no os puede dejar de fascinar. Uno de los puntos más importantes en la planificación de vuestro viaje es elegir la época mejor para vuestra visita, por tal motivo hemos reunido algunos consejos útiles para cada estación en Milán.

Milán en verano

Visitar Milán en verano es seguramente un desafío: el clima es muy cálido y bochornoso, con temperaturas che alcanzan casi los cuarenta grados, y el aire se vuelve un poco más fresco solamente en la noche, cuando a veces las tormentas de verano o granizadas contribuyen a bajar la temperatura. El encanto de visitar la ciudad durante este periodo del año se debe al hecho de que sin duda la encontrareis mucho menos llena de gente: la mayor parte de los milaneses salen para las vacaciones de verano, y por lo tanto hay mucho menos caos. Además durante el periodo estivo hay muchos eventos y conciertos al aire libre, los cuales hacen más agradable la estadía en la ciudad. No os olvidéis: durante los meses de julio y agosto comienza el periodo de rebajas, y para los amantes de las compras esta es la mejor ocasión para visitar la ciudad de la moda.

Milán en el otoño

Si en cambio tenéis la intención de visitar Milán en otoño, no os olvidéis de cargar con vosotros siempre un paraguas: esta es la temporada con más lluvias y las tormentas eléctricas pueden llegar de repente. En los días claros, sin embargo, visitar la ciudad es muy agradable: las temperaturas son templadas en los meses de septiembre y octubre, y os permiten disfrutar al aire libre de los últimos rayos de sol de verano. Alrededor de noviembre la temperatura comienza a bajar, con un clima más húmedo y duro, por otra parte casi a finales del mes se empiezan a instalar todas las decoraciones navideñas lo que le dará un toque de encanto a vuestro viaje.

Milán en invierno

Probablemente Milán es una de las ciudades más frías y húmedas durante el periodo invernal, con temperaturas che llegan bajo cero. Las nevadas no son muy constantes pero las lluvias son muy frecuentes: el cielo se encuentra la mayor parte del tiempo cubierto y gris y si queréis estar al aire libre es necesario cubrirse bien. Aunque el frió no de ganas de visitar la ciudad, en invierno la atmósfera es realmente mágica: las luces de navidad, los mercados, las compras desenfrenadas en enero y el carnaval hacen que este periodo del año sea especialmente único. Para luchar contra el frió podéis visitar los muchos museos que alberga la ciudad o disfrutar de un chocolate caliente con vista al Duomo.

Milán en primavera

La primavera es la estación en la cual Milán florece: el frió disminuye y las temperaturas se vuelven más templadas, los días se vuelven más largos y constantemente soleados. Este es definitivamente el mejor momento para visitar la ciudad: el clima agradable permite estar más tiempo al aire libre y de intercambiar visitas a los museos con momentos de relajación en los hermosos parques de la ciudad. Es la estación donde también todos los eventos en Milán vuelven a tomar ritmo, ¡Y la ciudad literalmente se vuelve loca durante el periodo del Salone del Mobile y el Fuorisalone!

Que empacar

Come habéis podido leer en los párrafos anteriores, empacar la maleta para pasar unos días en Milán cambia mucho en relación con la época del año en que decidís viajar. A continuación os dejamos algunos consejos útiles para cada estación de manera de que tengáis con vosotros siempre lo necesario:

  • Maleta de verano: debéis traer con vosotros definitivamente pantalones cortos, camisetas sin mangas y sandalias. La estación es muy cálida así que seguramente también será de ayuda traer con vosotros un sombrero y el protector solar: ¡el sol de Milán puede ser realmente abrasador! De igual manera os aconsejamos traer también un suéter debido a que durante las tormentas eléctricas de verano las temperaturas tiran a bajar mucho, y os puede ser útil para visitar las iglesias de Milán tales como el Duomo, donde entrar con piernas y hombros descubiertos está prohibido.
  • Maleta de otoño: Vestirse con capas es obligatorio: Pantalones, zapatos cómodos, camiseta, suéter y una chaqueta de mitad de temporada, esta es la ropa necesaria para no sentir mucho frió - o mucho calor - en medio de los cambios de temperatura de otoño. Podéis también llevar con vosotros un pequeño paraguas el cual os podrá ser de mucha ayuda.
  • Maleta de invierno: abrigo, bufanda, guantes, sombrero y botas son una de las prendas principales para empacar en vuestra maleta. El clima de invierno puede ser muy húmedo y el frió muy molesto, por lo cual es necesario estar bien cubiertos para poder aguantar hasta caminatas cortas.
  • Maleta de primavera: como para el otoño, también en primavera os aconsejamos vestir con capas de manera de que os podáis adaptar a cualquier cambio de temperatura. Jeans y suéteres serán seguramente las prendas que más usareis durante este periodo

Reserva ahora desde:
15€

Reserva desde:
10€

Ahorre reservando desde:
29€

Compra desde:
16€

Tourleder.net
Copyright © 2013-2020 - Todos los derechos reservados.