Parque Sempione

Parque Sempione


Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

PARQUE SEMPIONE

Parco Sempione, exactamente como su adyacente, el Castillo Sforzesco, es uno de los monumentos que no se pueden perder durante su estadía en Milán.

Los parques has sido siempre considerados lugares para relajarse y los pulmones de la ciudad. Milán también cuenta con su parque de excelencia: Parque Sempione es una gran área cercada, con encantadoras zonas boscosas, vistas panorámicas imperdibles y edificios en su interior listos para descubrir. Si estáis visitando la ciudad con niños, dejarse arrullar por la atmósfera mágica de este parque os puede ayudar a recargar vuestras baterías antes de continuar con otras atracciones. Si en cambio os queréis sentir como verdaderos milaneses, podéis venir en la tarde noche a correr alejados del tráfico de la ciudad o en las tardes de verano a tomar el sol acostados sobre la hierba.
Su ubicación central y sus inmensos espacios lo convierten en un lugar privilegiado para los eventos y exhibiciones que organiza la ciudad: por ejemplo, es en el parque donde se organizan los famosos mercados navideños de Oh Bej-Oh Bej durante la fiesta de Sant'Ambrogio.
¡Os invitamos a seguir leyendo este artículo para obtener más información útil y datos interesantes sobre este lugar que no os podéis perder!

Historia del parque

Parco Sempione nació inicialmente como un área verde de la finca Castillo Sforzesco, contenía bosques de robles y animales exóticos, pero más tarde fue abandonado con la caída de Sforza a fines del siglo XVI. Destinado por un período a la agricultura, y luego por unas pocas décadas como un patio de armas, finalmente fue elegido como un lugar adecuado para el parque de la ciudad a finales del siglo XIX. El estilo tenía que ser el de los parques románticos ingleses y las obras de re urbanización lograron su propósito. Desde su inauguración se han establecido dentro del parque exposiciones, manifestaciones y eventos, las áreas verdes se enriquecieron con estatuas, como el monumento ecuestre dedicado a Napoleón y edificios útiles para la vida de la ciudad, como podéis leer en los párrafos siguientes.

El Acuario Cívico

El pabellón que alberga el Acuario Cívico resale e principio del novecientos y fue construido durante la exposición universal que se celebró en la ciudad. Es uno de los más antiguos de Europa y se construyó con un estilo liberty, con decoraciones simples pero efectivas. En su interior se encuentra de hecho el acuario, el cual sin duda es una de las atracciones las cuales no os podéis perder si visitáis Milán con niños. En sus 38 tanques viven más de 100 especies de peces y se organizan también actividades didácticas y laboratorios interactivos.

La Arena Cívica

Es el anfiteatro de la ciudad de Milán y sus obras fueron incluso solicitadas por Napoleón: tenía que ser un gran espacio cívico para fiestas, espectáculos y celebraciones. Ahora es sobre todo una instalación deportiva multifuncional, donde se organizan numerosas competiciones atléticas o eventos temáticos: este es en realidad el punto de llegada de la famosa competición de carreras de Stramilano que tiene lugar en todos los manantiales de la ciudad, y en este marco se establecieron durante La segunda guerra mundial también competiciones del Inter o el equipo de rugby de la ciudad.

El Castillo Sforzesco

Resumir en unas pocas líneas una de las atracciones más importantes que ofrece Milán no es simple: el Castillo Sforzesco es de hecho uno de los monumentos simbólicos de la ciudad y está ubicado justo dentro del Parco Sempione. Construido con fines defensivos, es una verdadera joya medieval que se puede visitar por completo y alberga numerosos museos. Caminar a través de sus fosos es una experiencia mágica que os hará retroceder en el tiempo. Si deseáis tener mucha información sobre el castillo, os recomendamos leer nuestro artículo sobre Castillo Sforzesco.

El Arco de la paz

Este arco triunfal ubicado al final de Corso Sempione limita con el parque que también lleva el mismo nombre. Como lo dice el mismo nombre, el Arco de la Paz fue construido para celebrar la armonía entre las naciones europeas después del congreso de Viena del 1815 y por sus bajorrelieves es considerado uno de los monumentos a cielo abierto más importantes de la ciudad. Para conocer más curiosidades sobre esta extraordinaria obra arquitectónica os aconsejamos leer nuestra página sobre El Arco de Paz.

Información útil

Como todos los parques de la ciudad, también Parque Sempione se encuentra abierto en todas las épocas del año: los horarios cambian a segunda de la estación, pero generalmente las puertas permanecen abiertas desde las 06.30 hasta la 21.00, con extensiones de tiempo durante el periodo de verano hasta las 23.30.
Se encuentra en pleno centro histórico y se puede llegar fácilmente a las entradas principales con los medios de transporte públicos: en metro línea M1 parada Cairoli o línea M2 parada Lanza; en tranvía líneas 1, 2, 4, 12, 14, 19 en autobús líneas 18, 50, 37. Se encuentra también muy cercano a la estación de trenes de Milán Cardona y por lo tanto se puede llegar también en tren. Exactamente por su posición no os aconsejamos en cambio ir con vuestro propio vehículo: está ubicado en una zona de tráfico limitado y con muy poca disponibilidad de estacionamiento.


Reserva ahora desde:
15€

Reserva desde:
10€

Ahorre reservando desde:
29€

Compra desde:
16€

Tourleder.net
Copyright © 2013-2020 - Todos los derechos reservados.